Hoy habláremos acerca del cuidado que hay que tener con los circuitos electrónicos en nuestra cinta de correr.

Lo primero y más importante para evitar averías en estas tarjetas electrónicas, es su limpieza y cuidado en el momento de la lubricación de la cinta (Este tip lo veremos con mayor detenimiento cuando hablemos acerca del engrase del tapiz). Tengamos en cuenta que una avería en el sistema electrónico suele salir bastante costosa y en algunos casos las tarjetas suelen ser irreparables llevándonos a tener que conseguir tarjetas nuevas o en el caso de las cintas de correr de uso profesional, tener que conseguir los controladores o variadores.

El mantenimiento del circuito electrónico lo haremos quitando la carcaza que cubre el motor (en la mayoría de las cintas se ubica en la parte delantera) y cogiendo un aspirador limpiaremos minuciosamente todo el polvo que se acumule en el bastidor que sujeta el motor, motor de elevación y sistema electrónico.

Una vez aspirado, cogeremos una brocha o pincel para limpiar más a fondo aquellas zonas del motor y la tarjeta (donde no alcanza a llegar el aspirador) o también podemos usar aire comprimido para la limpieza de las tarjetas; no realizar una adecuada limpieza puede salirnos muy costoso, recordemos que el polvo suele convertirse en electricidad estática y puede ocasionar fallos en el sistema electrónico; por otra parte en los sitios donde hay demasiada humedad  como en zonas donde la cinta de correr está cerca de una piscina, debemos tener especial cuidado ya que los componente electrónicos terminan oxidándose.

Este proceso puede parece complicado pero realmente solo nos llevará unos 15 o 20 minutos de nuestro tiempo y puede hacerse cada dos o tres meses dependiendo del uso de nuestra máquina.

En nuestro próximo artículo, te enseñaremos a detectar a tiempo un rodamiento que empieza a fallar y saber cuándo un amortiguador está desgastado.

Y recuerda, Tecnifit pone tu gimnasio en forma 😉

Síguenos en Twitter: @tecnifit