Hoy hablaremos del ajuste de nuestra cinta de correr.

Una estructura desajustada emite ruidos y en ocasiones estos desajustes hacen que las clemas que se conectan a las tarjetas electrónicas se suelten o hagan mal contacto (Esto es algo que ocurre en cintas de correr domésticas). Debemos tener en cuenta la estabilidad de nuestra cinta de correr, que esté perfectamente nivelada y asentada sobre los cuatro puntos en que se apoya; una manera fácil de saber si nuestra cinta se encuentra desnivelada aparte del ruido que hace al correr, es si esta después de haber terminado el ejercicio se ha movido del lugar en donde estaba.

Normalmente las cintas de correr llevan en la parte trasera dos tacos de goma o “patas” una a cada lado, y es de estos desde donde se regula nuestra cinta para que quede a nivel y sin balanceos.

Las revisiones, comprobando que los tornillos de fijación de los laterales y tornillos que fijan la consola estén fuertes y ajustados, debe hacerse periódicamente, al igual que las clemas que van a las tarjetas electrónicas.

En nuestro próximo artículo veremos cómo ajustar el tapiz y su respectivo engrase.

Y recuerda Tecnifit pone tu gimnasio en forma 😉

Síguenos en Twittter: @tecnifit