El engrase en nuestra cinta de correr es uno de los pasos con mayor importancia para el buen funcionamiento de nuestra máquina.

Tengamos en cuenta que en el momento de correr, la tabla (superficie sobre la cual corremos) suele coger bastante temperatura y este aumento no es nada bueno para el sistema electrónico ni para el motor, ya que en el sistema electrónico provoca daños en los componentes y en los motores hace que estos vayan un poco más forzados de lo normal, es por ellos que recomendamos lubricar periódicamente. Una forma sencilla de hacerlo es cogiendo una jeringa grande (en estas viene marcado la cantidad de mililitros que debe darse) y procedemos a llenarla con 30ml de aceite de vaselina, esto es un producto que lubrica y resiste altas temperaturas, levantamos el tapiz de la cinta de correr con la mano y debe procurarse que el producto caiga en el centro del tapiz, si el engrase se hace dejando que el producto caiga a un lado de la cinta, nada estamos haciendo, por el contrario lo que hacemos es manchar el tapiz, ya que cuando la cinta empiece a funcionar, el lubricante empezará a salpicar.

Después de haber echado el lubricante procedemos a poner en marcha la cinta de correr y caminamos sobre ella lentamente, haciendo que el producto se reparta por todos los puntos del tapiz. Nuestra recomendación es que para máquinas de uso profesional que tengan que aguantar 12 horas de uso diario, se deben aplicar 30ml cada 15 días y para máquinas de uso doméstico sería una vez al mes y la cantidad de lubricante varía según el tamaño de la cinta.

En nuestro próximo artículo veremos cómo debemos tensar el tapiz y la forma correcta de tensar las correas de transmisión; veremos también por qué es importante lubricar para que los motores funcionen más tiempo.

Y recuerda Tecnifit pone tu gimnasio en forma 😉

Síguenos en Twittter: @tecnifit